La anemia infecciosa equina (AEI) es una enfermedad de origen viral que afecta a los équidos (caballo, mulas y asnos). Los signos clínicos pueden o no presentarse. La mayoría de los animales se recupera, y quedan como portadores y diseminadores del virus durante toda la vida.

La enfermedad, de distribución mundial, es prevalente en aéreas pantanosas y con malezas, que favorecen la transmisión a través de insectos, hematófagos, (tábanos, principalmente).

¿Por qué se producen las pérdidas económicas?

La incidencia de la infección causa grandes pérdidas económicas en la industria equina, por desmejoramiento de la condición de los animales, disminución total de valor comercial (nacional e internacional) o muerte.

¿Cuál es la causa de AIE?

La anemia infecciosa equina es producida por un retrovirus. El animal infectado, se convierte en portador y diseminador permanente del virus.

¿Cuáles son los síntomas de la AIE?

La enfermedad se manifiesta varias meses o años después de ser infectado el equipo, o bien puede no ser evidente. Los signos característicos son: fiebre intermitente, depresión, enflaquecimiento, pérdida de la condición corporal y edemas en las partes bajas o ventrales del cuerpo.

Muchos casos pueden pasar sin ser diagnosticas porque la sintomatología  es similar a las observadas en otras enfermedades, o bien por que el animal no presenta sintomatología clínica (portador sano).

¿Cual es la causa de la AIE?

La anemia infecciosa Equina es producida por un retrovirus. El animal infectado, se convierte en portador y diseminador permanente  del virus.

¿Cómo se transmite la AIE?

La transmisión se realiza desde un animal infectado a otro susceptible por medio de  Insectos picadores, esencialmente los tábanos. El hombre actúa como transmisor mecánico a través del uso indiscriminado, entre animales infectados y animales susceptibles, de agujas hipodérmicas, instrumental quirúrgico y elementos que producen heridas tales como los tatuajes y los arneses.

¿Cómo se realiza el diagnóstico de la AIE?

En suero sanguíneo se realiza la prueba de laboratorio para el diagnóstico de la enfermedad (Inmunodifusión en Gel de Agar -IDGA). Se recomienda hacerla periódicamente a todos los équidos de la finca, ya que permite detectar a los animales infectados, aun cuando no estén presentando sintomatología clínica.

¿Qué se debe hacer para evitar la entrada o diseminación de la AIE en una caballeriza?

Por tratarse de una enfermedad que no tiene tratamiento ni vacuna, todas las acciones deben encaminarse a la prevención de los factores predisponentes. Se deben evitar la entrada y permanencia de animales infectados de AIE a la caballeriza y realizar chequeos serológicos a los caballos, mulas o asnos que vayan a ingresar y chequeos periódicos (dos veces al año) a todos los équidos del predio.  Además, deben seguirse las normas de limpieza y de esterilización de los equipos y otros materiales de uso común,  para vitar que sirvan como fuente de transmisión.


Santiago Burbano López
Director Departamento Técnico
INDAGRO S.A.

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*