La producción de leche en las décadas recientes se ha incrementado marcadamente como resultado de la intensa selección genética, avances en el manejo nutricional, incremento en el número de animales por hato y a un mejor control y prevención de enfermedades.

Promedios de producción de leche superiores a los 10,000 kg/ año son comunes en la producción lechera moderna.

Sin embargo, se ha observado que los parámetros reproductivos en vacas lecheras se han visto afectados a nivel mundial debido a la combinación de factores fisiológicos y de manejo.

En el caso de las ganaderías de leche especializadas en Colombia, se sabe que la producción de leche ha aumentado en los últimos años, pero se desconoce el efecto que ha tenido la producción lechera en la eficiencia reproductiva bajo las condiciones de producción locales.

Después del parto, las vacas sufren un intenso d

éficit de energía causado por el incremento de la secreción de leche y el inadecuado incremento en el consumo de alimento que usualmente no copa los requerimentos para producción y para mantenimiento creando un estado de balance energético negativo (BEN).

 

Cuando la energía es escasa, los mecanismos fisiológicos que distribuyen la energía van a favorecer aquellos procesos que aseguran la viabilidad del individuo, sobre aquellos procesos que promueven el crecimiento, longevidad y reproducción. Por lo tanto, para suplir los requerimentos energéticos para producción de leche y mantenimiento, se produce una movilización de lípidos del tejido adiposo y proteína del musculo esquelético.

Muchos factores son necesarios para el restablecimiento de la preñez en la vaca lechera después del parto. El anestro posparto prolongado es uno de los principales factores que limitan la eficiencia reproductiva en vacas lecheras. La función ovárica (dinámica folicular y maduración de oocitos) está controlada inicialmente por el eje hipotálamo-hipófisis-ovario. Sin embargo, se ha demostrado que los mecanismos que controlan el balance energético están relacionados con aquellos que controlan la reproducción. Así las gonadotropinas, hormonas metabólicas y neuropeptidos que controlan el balance energético también influyen en la reproducción.

Inicialmente debe existir una adecuada secreción de gonadotropinas para el crecimiento folicular, reclutamiento y maduración con la consecuente ovulación y la formación de un cuerpo lúteo competente que produzca una secreción adecuada de progesterona. 

Fuente:AQUI

[author] [author_image timthumb=’on’]http://salesganasal.com/img/autor_ganasal.png[/author_image] [author_info]Servicio al Cliente– En GANASAL, nos hemos propuesto satisfacer las necesidades de nuestros clientes. Por esta razón brindamos asesorías y respuesta a sus inquietudes en el menor tiempo posible. Consultar[/author_info] [/author]Ganasal.com


1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*