La definición del prototipo racial para el vacuno de  lidia plantea numerosas, dificultades, debido a que esta raza se ha seleccionado hacia la bravura, hacia la idoneidad para la lidia, dejando como secundarios los aspectos morfológicos o externos.

Debido a esta diversidad la primera pregunta que se nos plantea es: si el ganado de lidia constituye,o no, una raza.

La Real Academia de la Lengua define el concepto de raza de la siguiente manera : “cada uno de los grupos en que se subdividen algunas especies biológicas y cuyos caracteres diferenciales se perpetúan por herencia”.

A nuestro modesto entender, y basándonos en esta definición, podemos aplicar este concepto para referirnos al ganado de lidia, ya que su rasgo diferenciador, “la bravura” se transmite genéticamente.

Esta raza presenta un origen heterocigótico, seleccionado sus animales en base a su aptitud para la lidia, en un ambiente variado, conformando animales de muy diversa morfología.
Prueba de ello son los trabajos presentados por algunos investigadores (Vallejo y otros 1980) (Cañon y cols. 2005)  que mediante el estudio de grupos sanguíneos, en el  primer caso, y de marcadores moleculares, en el segundo, han  dado cuenta de las distancias genéticas existentes entre distintos encastes y ganaderías.

Por este motivo dentro de la raza de lidia podemos encontrarnos con animales que presentan morfologías, pelajes y encornaduras muy variadas.

La raza de lidia no tiene un prototipo racial único para toda la raza, el único denominador común de todos sus ejemplares es la acometividad. A pesar de esta heterogeneidad, podemos diferenciar dentro de la raza grupos de animales que denominaremos como castas o encastes. Los animales pertenecientes a cada una de estas castas o encastes presentan unas características  fenotípicas y de comportamiento comunes y diferenciadoras del resto de los animales de la raza.

En el lenguaje taurino el fenotipo, se conoce como sinónimo de trapíobelleza o proporciones armónicas. El trapío corresponde a los caracteres que se aprecian a simple vista en el toro de lidia.

PROTOTIPO RACIAL EN EL MACHO

En los machos la cabeza es corta, con pelo abundante y rizoso en la frente, morro ancho, y ollares dilatados. Cuernos en gancho y bien desarrollados, pero de tamaño, color, dirección y sección diferentes. Los ojos son pequeños, de expresión viva y mirada agresiva. Orejas pequeñas y muy móviles. El cuello es corto y potente, con papada discreta y gran morrillo. Predominio del tercio anterior, siendo el posterior defectuoso y escurrido. El cuerpo es recogido y armonioso, tronco cilíndrico, con costillares arqueados, línea dorsolumbar recta o ligeramente ensillada, lomos musculazos y vientre recogido. La grupa es corta y derribada, cola de inserción recta larga, fina, y  con gran borlón, nalgas rectas o convexas, y extremidades finas y fuertes.
La altura a la cruz es muy variable de unas ganaderías a otras, pudiendo señalar como cifra medía 120-130 cm. El peso como termino medio ronda en los machos adultos los 450-600 Kg. en función de la ganadería y el estado de carnes.

PROTOTIPO RACIAL EN LA HEMBRA

Cabeza es estrecha y alargada, con cuernos en gancho, muy desarrollados y finos. Los ojos expresivos y de mirada agresiva. El cuello es descarnado plano y con poca papada. Tronco poco armonioso, línea dorsolumbar recta o ligeramente ensillada, presentándose con frecuencia hundida en las vacas de mayor edad, lomos descarnados, pecho poco profundo, costillares arqueados y vientre abultado. Grupa muy derribada con ileon muy prominentes, nalgas rectas y cola larga  y fina.
En el caso de la hembra la alzada aproximada  90-110 cm. en función del encaste y la ganadería, oscilando el peso según estas mismas variables en torno a los 250-350 kg.

CARACTERES REGIONALES

1.- Cabeza: de proporción entre media y pequeña, corta y ancha. De perfil predominantemente subcóncavo, pero igualmente puede ser recto e incluso convexo.
En el macho, la frente es ancha y plana, la cara corta, el morro ancho y los ollares dilatados.
Las encornaduras responden a formas en gancho corto con elevado número de variantes. Presentan sección circular y considerables diferencias de pigmentación que dan lugar a cinco grupos diferentes: astinegros, astiblancos, astiacaramelados, astisucios y astiverdes.
Las orejas son pequeñas, con abundantes pelos en su interior y borde superior, los ojos grandes, muy expresivos y más o menos salientes.
En la vaca la cabeza es más larga y estrecha, sobre todo en su fracción facial, con encornaduras igualmente alargadas, finas y de dirección muy diversa.

2.- Cuello: es corto o mediano, flexible, musculazo en los machos que presentan el morrillo desarrollado. Mucho más fino y estrecho en las hembras.
La papada aparece desarrollada en algunos ejemplares (badanudo) y apenas resulta perceptible en otros (degollados).

3.- Tronco: es corto, fuerte, cilíndrico y regularmente arqueado. La cruz ancha y poco saliente, como prolongación del morrillo, bien unida con cuello y tronco.
El dorso es ancho y musculado al igual que los riñones, pudiendo formar una línea horizontal, aunque en los prototipos ambientales adopta una dirección inclinada de atrás hacia delante y de abajo a arriba (tipo aleonado). El pecho ancho y poderoso, el tórax profundo, los costillares arqueados, el vientre proporcionado y los ijares amplios.

4.- Grupa: es cuadrada, musculada con el nacimiento de la cola en la línea de prolongación del sacro o ligeramente levantada. En la vaca se aprecian signos de alargamiento corporal, muy discreto desarrollo muscular y un sistema mamario primitivo, cubierto de pelos largos y finos que cubren toda la región.

5.- Extremidades y aplomos: son generalmente cortas y muy bien dirigidas, la espalda levemente inclinada y dotada de amplia masa muscular al igual que el brazo y el antebrazo.
El muslo, la nalga y la pierna son proporcionados con el desarrollo muscular, que suele ser discreto, y los radios distales son finos. Las pezuñas son generalmente pequeñas y de uñas unidas.

6.- Piel, pelo y mucosas: la piel presenta un grado de desarrollo variable, pero siempre menor que el de otras razas autóctonas de explotación extensiva. El pelo tiene aspecto diferente en las distintas estaciones del año, pudiendo presentarse rizado y más largo en la frente (carifosco) e incluso extendiéndose hasta la región cervical (astracanados). Cuando es liso y abundante en la frente y testuz se denomina meleno. El borlón de la cola es abundante, hasta el punto de tocar el suelo en los ejemplares adultos.
La coloración de las mucosas es generalmente oscura, pero también aparecen ejemplares de mucosas claras.

7.- Capas: la raza de lidia es muy variopinta, presentando diez grupos de pelajes diferentes, aunque con claro predominio de las pintas negras. Además de éstas las más abundantes son las cárdenas, coloradas, castañas, tostadas, jaboneras y berrendas. En menor medida se dan también capas ensabanadas, sardas y salineras.
Dentro del grupo de capas negras existen tres variedades; zaíno, mulato y azabache.
Las pintas cárdenas admiten variedades claras y oscuras, al igual que las castañas, sardas y salineras. Las pintas cárdenas admiten además la variedad mulata.
Dentro del grupo de pelajes colorados se incluyen las pintas melocotón, colorado propiamente dicho, colorado encendido, colorado avinagrado y retinto.
Dentro del grupo de capas jaboneras existen cuatro pelajes distintos: albahío, jabonero claro, jabonero sucio y barroso.
En cuanto a las pintas berrendas destaca la presencia del berrendo en negro. Son menos abundantes el berrendo en colorado, berrendo en cárdeno y berrendo en castaño.

[author] [author_image timthumb=’on’]http://salesganasal.com/img/autor_ganasal.png[/author_image] [author_info]Servicio al Cliente– En GANASAL, nos hemos propuesto satisfacer las necesidades de nuestros clientes. Por esta razón brindamos asesorías y respuesta a sus inquietudes en el menor tiempo posible. Consultar[/author_info] [/author]Ganasal.com

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*