La palabra cólico abarca una cantidad de problemas abdominales del caballo. La detección temprana del cólico y qué hacer mientras se espera la llegada del veterinario es primordial.

Los caballos están preparados para ingerir pasto de baja energía y mucha fibra durante 16 a 20 horas por día. Sus tractos intestinales miden de 27 a 36 metros de largo, con cambios abruptos de diámetro y dirección y están preparados para procesar pequeños volúmenes de forraje (heno y pasto) a una velocidad normal.

Las fibras del heno y el pasto se descomponen por fermentación en el ciego (lo que sería el apéndice en los humanos), produciéndos.

Causas Principales

Muchos de los cólicos son causados por los humanos, y no es difícil  ver porqué las prácticas modernas de alimentación (que incluyen granos de poco contenido de fibra y alto valor energético dado una o dos veces por día a los caballos en box) producen problemas digestivos. Idealmente, los caballos deben pastar libremente en pasturas de calidad. Si esto no es posible porque el caballo está preparándose para competir o una carrera o no hay pasturas disponibles, su ración deberá basarse en forraje y sólo agregarle grano si su trabajo requiere de más calorías que el heno pueda proveerle.

Si debe darle grano, déselo en pequeñas cantidades 3 o 4 veces al día, en vez de darle una sola gran ingesta diaria, y asegúrese de que su peso constituya más del 50% de la ración total del caballo.

La avena es el más seguro de los concentrados, porque tiene un alto porcentaje de fibra y la forma más digerible de almidón, convirtiéndolo en el causante menos probable de un cólico. En cambio el maíz, o otros concentrados de alto valor energético pueden ser dados en ración pero manejados con mucha cautela.
Cambios repentinos en la alimentación del caballo pueden ser una causa para provocar un cólico, sin tener en cuenta los componentes de la ración. Las bacterias en el intestino del caballo convierten el heno y la fibra del pasto en ácidos grasos que son absorbidos por el caballo. Cambios súbitos en la calidad o cantidad de la ración pueden causar que la población de bacterias crezca en demasía lo que dará como resultado que resultará en una producción alta de ácido láctico que matará a la bacteria y esto liberará toxinas que dañarán la pared intestinal del caballo y produciendo un cólico. Para prevenir esto, cualquier cambio en la ración del caballo deberá ocurrir gradualmente en un período de 7 a 10 días.

Estudios sobre factores que predisponen al caballo a los cólicos determinan que generalmente el caballo que está confinado en un establo o box, que pasa la mayor parte del tiempo del día parado encerrado, son más propensos a cólicos, que aquellos caballos que pasan la mayor parte de su tiempo sueltos en el campo.

Cólico de Arena

Los caballos que viven en la costa o en zonas desérticas del país, donde el suelo es particularmente arenoso, son propensos a cólicos de arena.
Mientras comen grano o heno del piso o pastando en el campo, el caballo ingiere partículas de arena. Como la arena es más pesada que la ración que come, se deposita en el fondo del intestino del caballo.

La acumulación de grandes cantidades de arena resulta en diarrea, obstrucción intestinal y cólico. Para prevenir el cólico de arena siempre ponga el heno o la ración en comederos limpios, no en el piso. No sobre pastoree las pasturas y evite las que tengan grandes áreas sin pasto y con arena a la vista.

[author] [author_image timthumb=’on’]http://salesganasal.com/img/autor_ganasal.png[/author_image] [author_info]Servicio al Cliente– En GANASAL, nos hemos propuesto satisfacer las necesidades de nuestros clientes. Por esta razón brindamos asesorías y respuesta a sus inquietudes en el menor tiempo posible. Consultar[/author_info] [/author]Ganasal.com

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*