Hoy luego de haber pasado por un periodo largo de sequia, estamos pasando en corto tiempo por un periodo de invierno, y los niveles de lluvia, en 4 meses se han quintuplicado, a diferencia de los que tuvimos en la sumatoria de 5 meses de verano.

Para el caso del invierno, al incrementarse las lluvias, nos aumentan considerablemente el volumen de las pasturas, y esto nos sirve en corto tiempo, pero además se nos presentaron en el proceso  varios casos entre ellos el de PICA que debemos tener en cuenta, por que se nos pueden convertir en problemas, que nos puedan llevar a bajar los rendimientos esperados. 

El excesivo crecimiento de los pastos trae sus consecuencias  en su desperdicio (por pisoteo), su baja calidad en nutrientes y alta concentración de humedad y bajos niveles de fibra que es donde se encuentran los verdaderos valores nutricionales como lo son los minerales, se están forzando la presencia de imbalances  que generan desde leves patologías a severos casos de perversión del gusto  con sus correspondientes síntomas. 

La disponibilidad de las provisiones minerales frescas es uno de los factores que afecta el consumo a corto plazo  y el ánimo de querer desmejorar el suministro de sal por el  precio hacen que  los animales no tengan acceso a los suplementos minerales que requiere  y durante mucho tiempo.

Muchos minerales no son suministrados en cantidades suficiente para satisfacer los requerimientos, presentándose varios problemas en programas de suplementación mineral en diversas regiones tropicales debido a que los análisis químicos y datos biológicos son insuficientes para determinar cuáles minerales son requeridos y en que cantidades, falta de datos sobre el consumo de minerales que son necesarios para formular los suplementos adecuados, datos no confiables en la etiquetas de ingredientes en los suplementos, suplementos que contienen cantidades inadecuadas o desequilibradas, mezclas minerales estandarizadas que son inadecuadas para diversas regiones ecológicas, falta de añadir a las recomendaciones del fabricante del suplemento en la etiqueta, dificultades de transporte o costo de los minerales.

Las deficiencias de minerales en el ganado, han sido reportadas en casi todas  las regiones del mundo. Los minerales más críticos para los rumiantes en pastoreo, son los siguientes: Ca, P, Na, Co, Cu, I, Se y Zn. En muchas circunstancias el Cu, Co, Fe, Se, Zn y Mo disminuyen conforme avanza la edad del forraje. Lo anterior es debido al proceso de dilución natural y al transporte de nutrientes de los tallos y hojas a la raíz del forraje.

Los signos clínicos ante una deficiencia, son muy variables y dependen del mineral o minerales en cuestión (Cuadro 2).

Cuadro 2. Signos clínicos de las deficiencias de minerales en los rumiantes.

Esqueletoanormal Anemia Reproductivos Piel y pelo PICA Nerviosos Diarrea
CalcioFósforo
Manganeso
Magnesio
Cobre
HierroZinc
Cobre
Cobalto
FósforoZinc
Manganeso
Cobre
Yodo
Selenio
Cobalto
CobreZinc
Cobalto
Fósforo
Potasio
Sodio
Yodo
FósforoCobalto
Sodio
Cobre
MagnesioPotasio
Calcio
Cobre
Manganeso
Cobre

Fuente: Huerta (1997).

Se debe tomar muy en cuenta que trastornos patológicos asociados con las deficiencias de minerales, ya que se pueden confundir principalmente con parasitosis internas (parásitos hematófagos), externas (sarna) o con deficiencias de vitaminas (complejo B, A y D).

Los desórdenes minerales presentados en el animal son consecuencia de la compleja relación existente entre el suelo, la planta y el animal. Existen diversos factores que pueden afectar esta relación.

Las carencias de minerales pueden causar en general los siguientes trastornos en los animales:

Reproductivos: porcentaje de pariciones, servicios por concepción, abortos, retenciones placentarias, intervalos entre partos.

Productivos: producción de leche, ganancia de peso, peso al nacimiento, peso al destete, porcentaje de destete.

Sanitarios: mortalidad, incidencia de enfermedades.

Conducta: nerviosismo, lamido de paredes, postes y estructuras metálicas

Consumo: disminución del consumo de alimento o apetito depravado (consumo de tierra, huesos, piedras, maderas).

Otros:     fracturas, diarreas, deformación de huesos

Por lo anterior, es de suma importancia conocer o consultar no solo los trastornos causados por la carencia de minerales sino también los causados por agentes infecciosos, previo a determinar la suplementación con minerales.

Las deficiencias minerales disminuyen la productividad animal y son específicas para cada elemento o grupo de elementos. Así, los síntomas más relevantes incluyen:

Los bovinos requieren de unos quince (15) elementos minerales, con la finalidad de garantizar una adecuada nutrición y asegurar una eficiente producción.

Se debe tomar muy en cuenta que trastornos patológicos asociados con las deficiencias de minerales, ya que se pueden confundir principalmente con parasitosis internas (parásitos hematófagos), externas (sarna) o con deficiencias de vitaminas (complejo B, A y D).

Los desórdenes minerales presentados en el animal son consecuencia de la compleja relación existente entre el suelo, la planta y el animal. Existen diversos factores que pueden afectar esta relación.

Factores asociados al suelo: Textura o tipo de suelo. Afecta la absorción de minerales de los forrajes.

Clima: Las zonas de alta precipitación y con temperatura elevada ocasionan erosión y deslave de minerales.
Materia orgánica: Incrementa la disponibilidad de los microminerales ya que interviene en la retención y transporte de los mismos dentro de los forrajes.

PH: Afecta la solubilidad y disponibilidad de los minerales para los forrajes. Se ha demostrado que a un pH de 5.5 – 8.5 se absorbe mayor cantidad de minerales.

Humedad: Modifica la solubilidad y disponibilidad. En los suelos con poca humedad aumenta el nitrógeno disponible, disminuyendo las concentraciones de P.

Temperatura: Las bajas temperaturas limitan la absorción de minerales en los forrajes; Estado mineral del forraje.

La concentración de minerales en la planta no siempre esta asociado al contenido mineral del suelo. El contenido de éstos en la planta varía de acuerdo con lo siguientes factores: Género y especie; Las plantas arbustivas y leguminosas son más ricas en minerales que las gramíneas,

Madurez de la planta: Conforme aumenta la edad del forraje el contenido mineral disminuye,

Manejo del forraje: La aplicación de fertilizantes al suelo (nitrógeno), y secado al sol y/o exposición a lluvia y viento por tiempo prolongado. 

[author] [author_image timthumb=’on’]http://salesganasal.com/img/autor_ganasal.png[/author_image] [author_info]Servicio al Cliente– En GANASAL, nos hemos propuesto satisfacer las necesidades de nuestros clientes. Por esta razón brindamos asesorías y respuesta a sus inquietudes en el menor tiempo posible. Consultar[/author_info] [/author]Ganasal.com

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*