Claudia Liliana Cerón y Sandra Larrarte son las primeras del gremio ganadero caucano que reciben por parte del Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, las certificaciones de Buenas Prácticas Ganaderas.

Los proyectos adelantados por estas dos mujeres, en sus fincas productoras de leche ubicadas en la zona rural de Popayán, son un ejemplo a nivel departamental, teniendo en cuenta que se convierten en los pioneros en un proceso que busca la inocuidad de los productos que se generen en el campo.

Para Margarita Duque, gerente del ICA, seccional Cauca, la importancia de dicho reconocimiento es que la finca empieza a ser concebida como empresa. “Significa mejor producción, garantiza la inocuidad del producto y permite llevar una trazabilidad del mismo”, indicó la funcionaria.

El predio El Remanso es uno de los certificados con BPG. Su propietaria, Claudia Liliana Cerón señala que ese reconocimiento es el resultado de los esfuerzos grupales alrededor de la iniciativa productiva.

“Como ganadera especializada en la producción de leche hago parte del proyecto Grupo de la Excelencia auspiciado por Fedegan que junto al ICA se encargan de trabajar en la transformación productiva del campo, siendo una de sus metas hacer que las fincas se vuelvan empresas”, indicó la ganadera.

Dentro de ese concepto de empresa se busca que todo lo que se haga esté bien hecho. En el caso de la producción de leche destinada al consumo humano el objetivo es la inocuidad.

“La invitación que nos hace Fedegán y el ICA es que cada proceso productivo, reproductivo, el manejo de la tierra, de la vaca, del mismo ordeño esté desarrollado dentro de unos parámetros de limpieza, aseo, orden, que haga posible que ese producto realmente no genere ningún problema al consumidor final”, puntualizó Claudia Liliana Cerón.

Por su parte, Sandra Larrarte da a conocer que el objetivo del proceso adelantado con miras a la obtención de la certificación de Buenas Prácticas Ganaderas es crear conciencia desde los trabajadores de que la leche es un alimento y que hay que ponerle cuidado como cualquier otro que finalmente llegará a la gente.

“Todos debemos llegar a proteger el proceso de trazabilidad de la producción de leche, desde el ordeño que es lo más importante”, afirmó Larrarte.Actualmente, el incentivo que reciben los predios certificados es un sobreprecio de 10 pesos por litro de leche. Además, de la posibilidad de exportar los productos considerados de alta calidad.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*