El casco es el estuche córneo que recubre completamente el extremo distal del pié de los equinos. Hemos de estudiarlo aquí en relación con las estructuras  dérmicas subyacentes, considerándolo como una piel modificada.
El conocimiento de su estructura histológica es de suma importancia, particularmente para entender la fisiopatología de muchos síndromes clínicos  importantes del pié del equino.

Recomendamos al alumno analizar cuidadosamente los esquemas y cortes para  comprender su estructura, sus adaptaciones funcionales y su forma de crecimiento.

Partes del Casco 

PARED (muralla, tapa): Es la parte del casco visible cuando el pié apoya en el suelo y se extiende desde el borde coronario hasta el piso. En la parte posterior (talones)  se refleja hacia adentro para formar las barras de la suela. La pared está separada de la suela por la línea blanca o línea alba.

SUELA (palma): Forma la mayor parte de la superficie basal del casco.
RANILLA (horqueta, candado): Consiste en una masa en forma de cuña en la parte posterior de la suela. Los surcos paracuneales la separan de las barras.
Se considera que representa una versión modificada de la almohadilla plantar de otros mamíferos.

HISTOLOGIA:
PARED:

De afuera hacia adentro, se distinguen en la pared tres estratos
1) Estrato externo, perióplico, estrato tectorio o cutícula
2) Estrato medio, estrato coronario , estrato tubular o estrato protector
3) Estrato interno o estrato laminar

1) Estrato externo, perióplico, tectorio o cutícula: Es el más superficial. Está compuesto por una delgada capa de material córneo, de coloración blanquecina y  brillante (no es pigmentado), que se extiende recubriendo la pared y engrosándose
al llegar a los bulbos.
Se origina por encima de la región coronaria, en una estrecha franja que separa el  casco de la piel normal del pié (perioplo) . En animales viejos se afina y puede no  existir. Se cree que su mayor desarrollo en potrillos tiende a evitar la pérdida de  agua del casco durante su crecimiento.
La epidermis perióplica se imbrica con la dermis (o corion) mediante papilas de 1  a 2 mm de largo (corion papilar) (fig 2), muy vascularizadas y orientadas hacia abajo.

El crecimiento hacia abajo de la epidermis que rodea las papilas origina la formación  de túbulos córneos y cuerno intertubular, formados por queratina dura .

2) Estrato medio, coronario, tubular o protector: Forma la región más dura y  gruesa de la epidermis del casco . Se origina en el reborde coronario, inmediatamente por debajo del perioplo. Como en la región anteriormente  descripta, también aquí la dermis o corion y la epidermis se interdigitan formándose  un corion papilar. Los túbulos córneos se forman en correspondencia con las  papilas dérmicas del corion coronario. Estas papilas son más largas ( 4 a 6 mm) y  gruesas que en el corion perióplico. Ni bien se originan se incurvan levemente hacia  abajo para disponerse en dirección paralela a la pared del casco.

3) Estrato interno o estrato laminar: Constituye la capa más interna de la pared,  y su corion contacta con el periostio de la tercera falange. No está compuesta por  cuerno tubular como las dos anteriores, sino que se organiza a manera de láminas  paralelas dérmicas y epidérmicas interdigitadas.
5 En el casco equino se diferencian láminas epidérmicas primarias y secundarias,  éstas últimas originadas de las primarias en ángulo agudo como si fueran las barbas  de una pluma. Las láminas primarias son unas 550 a 600 y de cada una de  ellas se originan entre 150 y 200 láminas secundarias.

Las láminas epidérmicas se interdigitan con las láminas dérmicas del corion, muy vascularizadas.
La dermis se adhiere firmemente al periostio de la tercera falange, la que presenta perforaciones múltiples destinadas a una mejor fijación. Hacia afuera, las láminas epidérmicas primarias se fusionan por su base con el cuerno tubular e intertubular que caracteriza al estrato medio.
La íntima unión entre dermis y epidermis ,dada por la compleja interdigitacion de láminas primarias y secundarias, tiene una gran importancia en el anclaje del casco y en la absorción de choques Esto constituye el denominado engranaje laminar. La conjunción de laminillas primarias y secundarias proveen una superficie total de contacto calculada en 2,4 m
2, o sea, mas o menos la superficie total de la piel de un ser humano. A nivel ultraestructural, contribuye con este engranaje el gran plegamiento de la membrana celular basal de las células del estrato germinativo y la abundancia de hemidesmosomas.

Además, la queratina que se forma aquí es más blanda y elástica. Así, en cada choque del casco contra el piso las laminillas se deforman, lo que ayuda a  disipar la presion ejercida por todo el peso del caballo en movimiento.
Antes de llegar al piso, las laminillas dérmicas se transforman en papilas  terminales, cuya epidermis origina los túbulos de la línea blanca (ver más  abajo), en continuidad con las papilas y túbulos de la suela.

[author] [author_image timthumb=’on’]http://salesganasal.com/img/autor_ganasal.png[/author_image] [author_info]Servicio al Cliente– En GANASAL, nos hemos propuesto satisfacer las necesidades de nuestros clientes. Por esta razón brindamos asesorías y respuesta a sus inquietudes en el menor tiempo posible. Consultar[/author_info] [/author]Ganasal.com

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*