Las expectativas del sector agropecuario colombiano son positivas. Gobierno, gremios y analistas del tema rural coinciden en que los empresarios rurales tienen a la mano una oportunidad histórica para modernizar la producción, mejorar su competitividad, abastecer la demanda interna y conquistar nuevos mercados.

Las opciones están a la vista: casi una decena de acuerdos comerciales vigentes, la posibilidad de que otros dos de gran magnitud, con Estados Unidos y la Unión Europea, entren en vigor antes de un año, y la perspectiva de que cinco tratados más sean negociados en el 2012, abren una amplia gama de oportunidades de negocios, a las que se suman el panorama favorable de la economía doméstica y los buenos precios internacionales de las materias primas agropecuarias que podrían llevar al país a convertirse en una despensa mundial de alimentos.

Pero así como la perspectiva es favorable para el campo colombiano, también es cierto que los retos a la hora de aprovechar el buen momento no son de poca monta. Hay consenso en que Colombia debe aumentar la frontera agrícola, mejorar la infraestructura de vías, puertos y aeropuertos, invertir más en investigación agropecuaria, incrementar la productividad, elevar la calidad de sus productos, mejorar su sistema interno de comercialización y ser más agresivo en la conquista de nuevos mercados.

Ante el inevitable aumento de la competencia internacional que generarán los Tratados de Libre Comercio, los productores agropecuarios colombianos no solamente deben prepararse para vender en el exterior, sino para evitar que sean reemplazados por productos importados.

Es más, varios de los gremios ya entraron en ese proceso, apoyados en las herramientas que ofrece el Gobierno tales como financiación, incentivos a la producción, investigación y políticas de desarrollo regional, entre otras. Proyectos productivos de exportación en ganadería, banano, flores, palma de aceite, cacao, caucho, maderas y cultivos semestrales están en marcha en diferentes regiones del país.

Según el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, en este momento están dadas las condiciones para que la locomotora del sector agropecuario crezca a mejor ritmo que la velocidad de crucero que registra en la actualidad, luego de varios años de haber permanecido estacionada, como lo demuestran las cifras del Producto Interno Bruto sectorial, que en la última década estuvieron por debajo del promedio de la economía nacional.

Por ejemplo, sólo en el tercer trimestre del año pasado el agro cerró con un crecimiento de 3,8 por ciento, mientras que la cifra de toda la economía fue de 7,7 por ciento en ese periodo.

[author] [author_image timthumb=’on’]http://salesganasal.com/img/autor_ganasal.png[/author_image] [author_info]Servicio al Cliente– En GANASAL, nos hemos propuesto satisfacer las necesidades de nuestros clientes. Por esta razón brindamos asesorías y respuesta a sus inquietudes en el menor tiempo posible. Consultar[/author_info] [/author]Ganasal.com

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*