El Suelo Agrícola que aparentemente vemos igual en todas partes, pero no lo es; este puede ser diferente aun dentro de una pequeña àrea, ejemplo una hectárea.  Su profundidad, origen, capacidad productiva entre otras cualidades, no son las mismas de todas partes , lo que hace ver que haya suelos buenos y malos. Esta calificación, sin embargo, esta relacionada con el uso y el manejo que le podemos dar.

Un suelo puede ser bueno para producir un cultivo en especial, pero no puede ser apto para producir otro. Tal es el caso aquèl que no permita ser inundado por ser muy permeable y por lo tanto no se pueda establecer un cultivo de arroz con inundaciòn; se puede decir que es malo para ese cultivo; pero, puede ser bueno para sembrar yuca por ejemplo. El buen uso y manejo que hagamos del suelo, va a depender de las cualidades que tenga. 

En todos los suelos agricolas se encuentran presenetes varios componentes comunes; pero, la proporción y calidad de estos varios componentes comunes; pero, la proporción y calidad de estos varía de un sitio a otro. 

Una de estas variaciones se relaciona con los elementos nutrientes que las las plantas toman por sus raíces. La cantidad y forma en que se encuentra estos, va incidir en gran parte en la cosecha que esperamos obtener. 

El suelo como factor de producción 

Nuestra economía colombiana gira en un alto porcentaje alrededor de productos de origen agropecuario, tales como: Café, Flores, banano, carne etc. La cantidad y calidad de estos depende de la eficiente utilización de los factores de produccion: Tierra, trabajo y capital. 

La tierra es uno de los principales factores de producción; de ella obtenemos productos que ademas de servir para satisfacer nuestras necesidades primarias (alimento, vestido y techo), también contribuyen a la actividad industrial o manufacturera al suministrarle productos agropecuarios como materia prima (insumos). Igualmente, participa en el bienestar de muchas familias ya que sus ingresos monetarios son provenientes de la venta de los productos obtenidos al cultivar los suelos. 

El suelo, origen, factores formadores 

A la capa superior de la corteza terrestre con características especialmente le conoce como suelo; es el hábitat de las plantas, allí están sentadas las raíces de muchas plantas y de allí sacan su medio de vida. Es el resultado de la acción combinada de varios factores y procesos de diferente naturaleza que ocurren en la superficie de la tierra. 

El material inicial del suelo es la roca madre o material parental , formado a raíz del enfriamiento de la corteza terrestre. Su desintegración se  realiza por la acción de varias fuerzas: las fuerzas físicas (Cambios de temperatura, acción el agua, etc.), por fuerzas químicas (hidrólisis, oxidación, etc.) y biológicas (acción de micro y macroorganismos) que ofrece el medio. Estas fuerzas resultan de la contribución de los factores: clima, relieve y seres vivientes. 

La desintegración y meteorizacion de las rocas son dos procesos que intervienen en la formación de los suelos. El primero hace referencia al rompimiento progresivo del material parental y el segundo hace referencia a la transformación de este ultimo material en elementos nuevos, diferentes en tamaño y composición, los cuales constituyen la » fracción mineral del suelo» cuya proporción determina la aptitud relativa del suelo para la agricultura. 

La fuente original de la fracción mineral del suelo son rocas. Existen tres clases de rocas diferentes: ígneas, sedimentarias y metafóricas. Las de origen ígneo se forman de lava derretida, incluyen rocas corrientes como el granito y la diorita; están formadas de materiales primarios como el cuarzo, feldespatos y minerales oscuros como la biotita. 

Las rocas sedimentarias se han formado del déposito del productos de erosión de otras rocas. Incluyen calizas, dolomita, arenisca, pizarra, cuyos minerales dominantes son respectivamente: calcita (CaCO3), dolomita CaMg (CO3)2, el cuarzo (SiO2) y arcilla. 

Cuando las rocas ígneas y las rocas sedimentarias son expuestas a medios drasticamente diferentes (tremendas presiones y altas temperaturas), sufren cambios fisico-quimicos cuyo resultado son las rocas metamorficas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*