Atención del ternero recién nacido
Si el proceso de acicalamiento del  ternero por parte de la vaca no fue suficiente, es necesario intervenir, especialmente en lo referente a la estimulación de la circulación periférica (piel). Para esto se puede utilizar una esponja o un pedazo de tela. Se debe realizar de antemano una limpieza de las fosas nasales para facilitar una adecuada respiración.

Posteriormente se evalúa la viabilidad del ternero mediante los siguientes parámetros:

  1. Reflejo de succión el cual debe estar presente al momento del nacimiento (primeros 20 minutos).
  2. La temperatura corporal que debe ser mayor de 38°C.
  3. El intento para incorporarse antes de los cinco minutos después del parto.
  4. Un ternero sano usualmente trata de pararse entre 15 a 20 minutos después del nacimiento. El recién nacido se debe incorporar dentro de las dos horas siguientes al parto y debe mamar poco tiempo después.
  5. El color de las mucosas (ojos, boca, vulva) que deben ser rosados.
  6. La primera respiración de un neonato se debe presentar pocos segundos después del nacimiento, si no lo hace un procedimiento simple para estimular la respiración es pinchar la nariz. Cada pinchazo debe producir una respiración siempre y cuando el corazón este latiendo.
  7. Si hay moco en la traquea que impida respirar al ternero, se puede resucitar éste por respiración boca nariz, esto limpiaría parte del moco para que pueda respirar por si mismo. El moco que se deposita en la parte posterior de la lengua se puede retirar con el dedo.
  1. Si el corazón no está latiendo se puede utilizar la resucitación cardiopulmonar. Este procedimiento se realiza mediante respiración boca nariz alternando con presión sobre el pecho para estimular el bombeo del corazón. Se deben realizar aproximadamente 5 bombeos sobre el corazón por cada respiración boca nariz. Muchos terneros se salvan aplicando esta técnica. La ayuda para la realización de este procedimiento es esencial.


Suministro de calostro


La asistencia del recién nacido se inicia con el suministro de calostro en las primeras seis horas después del parto; si el ternero tiene dificultad para mamar hay necesidad de entrenarlo, para lo cual el operador lo coloca entre sus piernas y con un balde que tenga calostro introduce la mano con los dedos hacia arriba y con la otra mano obliga al ternero a coger uno o dos de los dedos centrales de la mano empapados de calostro, para que el ternero los mame. Finalmente el ternero se lleva a la ubre de la madre donde debe consumir directamente el calostro.
Si existe la necesidad de suministrar calostro en forma artificial (botella, tetero) se debe garantizar que haya como mínimo un consumo del 10% del peso corporal (para un ternero de 30 kg. suministrar 3 litros), de un calostro de buena calidad obtenido
de vacas adultas y calostro del primer ordeño. Si la ingestión de calostro es menor o después del tiempo indicado, el ternero absorberá menor cantidad de anticuerpos maternos y será más susceptible a las enfermedades.
En caso de áreas de maternidad sucias, la ubre de la madre se debe lavar con una solución desinfectante antes del amamantamiento para prevenir la ingestión de bacterias cuando el ternero mame. Esto es importante puesto que el calostro contiene anticuerpos que ayudan a prevenir las diarreas siempre y cuando éste se consuma antes de la ingestión de las bacterias.
En casos de incapacidad para consumir el calostro se puede utilizar un tubo liso plástico de 1.5 m de largo y 3/8 de pulgada de diámetro, similares a los que se utilizan para enemas.


Fuente: Aqui
Yurley Pineda Vargas
Servicio al Cliente GANASAL
Ganasal.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*