La producción y el ordeño eficiente de leche de buena calidad es el objetivo de la mayoría de los productores lácteos. Por leche de buena calidad entendemos una leche de buena apariencia, libre de adulteraciones y que alcanza determinados estándares para el recuento de células somáticas (RCS) y recuento bacteriano. La leche de mejor calidad por lo general tiene un RCS de menos de 200.000/ml.

El objetivo de un buen ordeño es asegurarse que las pezoneras sean colocadas en pezones limpios y con ubres bien estimuladas, que la leche sea extraí- da en forma rápida y eficiente, y que las pezoneras sean removidas tan pronto como el ordeño se haya completado.

Aunque no se puede aplicar un enfoque general para las rutinas de ordeño, existen siete principios para la preparación de las vacas que han sido probados con éxito para lograr una producción de leche de buena calidad.

1.- VACAS TRANQUILAS Y LIMPIAS ANTES DEL ORDEÑO

Que las vacas estén limpias es determinante tanto para la eficiencia del ordeño como también para disminuír el impacto de infecciones intramamarias. Los patógenos del medio ambiente son por lo general la fuente principal de mastitis en rebaños que tienen controlada a la mastitis por patógenos contagiosos. Bacterias del medio ambiente (como por ejemplo E.coli y los estreptococos ambientales) se encuentran muy a menudo presentes en las camas con material de origen orgánico y en corrales embarrados. Camas con material inorgánico, como por ejemplo de arena, son por lo general la mejor opción para reducir el número de patógenos.

2.- VACAS EN GRUPOS
Existen dos razones por las cuales es bueno tener a las vacas divididas en grupos para controlar la presencia de nuevas infecciones. En aquellos rebaños donde los patógenos contagiosos responsables de mastitis no están plenamente bajo control, podemos encontrar en general tres clases de vacas:

1) no infectadas
2) infectadas
3) estatus de infección desconocido.

Para obtener una adecuada reducción de patógenos las unidades deben ser enjuagadas, tratadas con
yodo 25-50 ppm durante al menos 30 segundos, enjuagadas nuevamente y luego puestas a secar.

3.- PREPARACIÓN CONSISTENTE DE LA VACA PREORDEÑO

Investigaciones realizadas manifiestan un incremento de rendimiento lácteo por lactación de un
5,5% cuando se usa una rutina de ordeño estandarizada comparada con el empleo de una rutina de
ordeño variable.
La preparación para el ordeño representa un equilibrio entre velocidad (eficiencia) y el cumplir
con los pasos requeridos para limpiar las ubres y estimular la bajada de la leche.

La bajada de la leche se encuentra influenciada por varios factores; uno de los principales consite en una combinación de oxitocina en conjunto con estímulos de la inervación sensorial local, por lo que es adecuado destinar unos 10-20 segundos a la estimulación manual.
Otro tema controvertido es el de la práctica de sacar un chorrito de leche en forma manual (despunte). Esta práctica se sustenta como método para estimular la bajada de la leche, eliminar microorganismos que están en la leche de la cisterna y permitir la detección de mastitis clínica.

El despunte es adecuado si se sacan 2 a 3 chorritos de leche. Una vez que los pezones están limpios, el despunte debe efectuarse antes de la desinfección de la punta de los mismos.
Las bacterias más peligrosas se encuentran en la punta del pezón, por lo tanto, la desinfección de la misma es importante para reducir el número de patógenos. La reducción del número de bacterias en la punta de los pezones reduce los casos de mastitis.

También se ha demostrado que los menores recuentos de bacterias se logran con el lavado y secado de los pezones. Si las vacas están limpias los pezones pueden ser desinfectados adecuadamente con el uso de los selladores antes del ordeño sin ningún lavado adicional. El sellado es más eficiente en el control de los patógenos ambientales (E. Coli y estreptococos ambientales), mientras que demostró poca efectividad contra los estafilococos coagulasa negativos. Se requiere un tiempo de contacto mínimo de 20-30 segundos para un efecto del sellador de pezones eficiente.

4.- PEZONES SECOS

La parte más importante de la desinfección de pezones es el completo secado de la punta de los mismos. Las toallas de tejido tienen la ventaja de ser más absorbentes que el papel. Después de su uso deben ser desinfectadas lavándolas con un producto adecuado o con agua muy caliente, y secándolas en secadoras automáticas a la temperatura más alta. El uso de guantes de látex por el personal que realiza el ordeño puede ayudar también a disminuir la transferencia de patógenos. Los guantes se pueden cambiar fácilmente entre cada grupo de vacas, reduciendo así aun más este riesgo.

5.- PEZONERAS COLOCADAS APROPIADAMENTE

El tiempo desde el comienzo de la preparación de la vaca para el ordeño hasta la colocación de la pezonera se conoce como tiempo de preparación. Para maximizar la eficiencia del ordeño las pezoneras deben colocarse dentro del minuto del comienzo de la estimulación. Es aceptable un lapso de tiempo que va de 45 segundos a 1,5 minutos.

Una de las primeras decisiones que hay que  tomar en toda rutina de ordeño es valorar cuantas vacas serán asignadas a cada operario, para su preparación antes de colocar las pezoneras. Hay varias rutinas diseñadas que utilizan grupos de 3 vacas para asegurarse que los tiempos de preparación sean los óptimos.
Debe seguirse un proceso estandarizado para la colocación de las pezoneras. La colocación correcta de las pezoneras supone que se desenganchen menos veces; se ha sugerido una meta de <5-10 desenganches cada 100 vacas ordeñadas como una regla a tener en cuenta.

6.- PEZONERAS REMOVIDAS APROPIADAMENTE

El ordeño está completo cuando toda la leche disponible ha sido extraída. Cuando no se saca toda la leche caemos en el subordeñe (“ no ordeñada “); lo contrario, el sobreordeñe.

La sacada manual de las pezoneras debe imitar la sacada automática. El vacío debe cortarse y las cuatro pezoneras ser removidas al unísono.

7.- MANEJO DE LAS VACAS POST-ORDEÑO

Antisépticos para el sellado de los pezones posordeño se desarrollaron para reducir la transmisión de patógenos de mastitis contagiosa, y han sido ampliamente aceptados en todas partes del mundo.
Para evaluar la eficacia del sellado se puede usar una toalla de papel, envolver el pezón y ver si hay sellador a todo lo largo alrededor del pezón. Finalmente, el último paso para una rutina de ordeño eficiente es asegurarse que las vacas permanezcan paradas durante al menos 30 minutos después del ordeño. La mayoría de los ganaderos proveen alimento fresco en ese momento para conseguirlo.

Fuente: Aqui

[author] [author_image timthumb=’on’]http://salesganasal.com/img/autor_ganasal.png[/author_image] [author_info]Servicio al Cliente– En GANASAL, nos hemos propuesto satisfacer las necesidades de nuestros clientes. Por esta razón brindamos asesorías y respuesta a sus inquietudes en el menor tiempo posible. Consultar[/author_info] [/author]Ganasal.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*