Dentro del término “Enfermedades de la Producción”, no solamente se incluyen actualmente los clásicos desórdenes resultantes de desbalances nutricionales y/o endógenos como la Cetosis, la Hipocalcemia Puerperal, Enfermedades del Estómago (Acidosis Ruminal, Abomaso Desplazado, Ruminitis), sino también a todo un conjunto de afecciones clínicas o subclínicas, ligadas no solo a la cantidad y calidad de alimento suministrado, sino también a la interacción entre los distintos nutrientes, los niveles de producción y la forma y tiempos de administración de los alimentos.

Es así que se han identificado diferentes factores nutricionales de riesgo para algunos problemas sanitarios que se presentan en los tambos. La mayoría de estas afecciones ocurren en el “periparto”, y a medida que aumentan los niveles de producción de leche su prevalencia puede incrementarse, si no se ajustan convenientemente el ingreso de nutrientes y el manejo general de lo que se denomina “Vaca en Transición”, es decir el período que abarca desde las 3-4 semanas preparto a las 3-4 semanas post parto.

Las pérdidas económicas por desajustes nutricionales en este período no se deben únicamente a animales muertos por Partos Distócicos (o sus complicaciones), Hipocalcemia Puerperal, Disturbios Digestivos, etc, sino fundamentalmente por las pérdidas de producción de leche y en eficiencia reproductiva en aquellos animales donde la presentación de estas afecciones es subclínica o en aquellos animales con síntomas clínicos “aparentemente” recuperados por los tratamientos curativos.

A medida que se avanza en la investigación clínico-endocrinológica y en la fisiología nutricional de la vaca lechera en transición, queda cada vez más claro que los niveles nutricionales en las últimas 3-5 semanas de gestación y en las primeras 3-4 semanas post parto juegan un rol crítico como factores de riesgo para las enfermedades predominantes en este período.

El Ciclo Productivo en las Vacas Lecheras:

Podemos dividir el ciclo productivo en: Período de lactancia o “Productivo” y Período de vaca seca o “Improductivo”.

Período de Lactancia: Luego del parto (mes 0), aumenta la producción de leche, produciéndose el pico de lactancia entre los 30 y 45 días post parto, luego va declinando entre un 8 % y 10 % mensualmente hasta el momento del secado o interrupción de la lactancia, que ocurrirá en el mes 10.

Período de Vaca Seca: El secado se realiza 2 meses antes del parto, para el descanso de la glándula mamaria y la formación del calostro para el futuro ternero.

Fases de un ciclo de lactancia

El consumo voluntario luego del parto se va incrementando haciendo su pico entre los 70 y 90 días post parto. El desfasaje entre el pico de producción (45 días) y el pico de consumo (80 días) produce un marcado déficit de energía y por lo tanto un B.E.N, (Balance Energético Negativo), movilizando la vaca  sus reservas corporales (grasa subcutánea) perdiendo peso vivo. Esto origina la curva de Peso Vivo; las vacas pueden perder de un 8 % a un 10% de peso vivo en las 10 primeras semanas de lactancia.

Entonces en las primeras semanas post parto hay un Balance Energético Negativo.

La alimentación correcta es el principal determinante del Balance Energético que tendrá la vaca en el momento del parto y lo podemos monitorear a través de la medición de la “Condición Corporal”.

La estimación de la Condición Corporal es una herramienta práctica para evaluar o monitorear la cantidad de reservas corporales disponibles en el animal.

[author] [author_image timthumb=’on’]http://salesganasal.com/img/autor_ganasal.png[/author_image] [author_info]Servicio al Cliente– En GANASAL, nos hemos propuesto satisfacer las necesidades de nuestros clientes. Por esta razón brindamos asesorías y respuesta a sus inquietudes en el menor tiempo posible. Consultar[/author_info] [/author]Ganasal.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*