409564_234183650046850_735266310_n

Los bovinos y otros animales herbívoros reciben los minerales que requieren del medio ambiente, es decir les llega de los pastos , del agua y también de la tierra que se encuentra adherida a los forrajes que consumen. La mayor cantidad de ellos llega entonces por el consumo de los pastos, luego de la tierra (una vaca puede consumir fácilmente medio kilo de tierra por día) y en último lugar sirven como fuente de minerales los que se encuentran en el agua que beben.

Los llamados requerimientos minerales de los animales hacen referencia a un equilibrio que ha de existir entre las cantidades de minerales que son consumidos y absorbidos por un organismo animal y aquellas cantidades de los mismos elementos que son necesarias para mantener su estado puntual de producción. Se requieren ciertas cantidades de algunos minerales para mantener los huesos, los músculos, las vísceras, la piel, los pelos, las plumas, los intestinos y a estas cantidades se han de sumar aquellas requeridas para crecer , para la preñez y para la producción de leche

Los minerales son nutrientes que, al igual que sucede con las vitaminas no aportan energía, pero realizan otras funciones importantes:

  1. Son constituyentes de huesos y dientes.
  2. Regulan la composición de líquidos del organismo.
  3. Intervienen en la coagulación sanguínea.
  4. Mantienen el tono muscular y el impulso nervioso.

Los ganaderos desde hace mucho tiempo reconocieron la avidez de los bovinos por la sal. Su deseo por consumirla es de tal magnitud que fácilmente se acostumbran a desplazarse hasta el sitio en el cual la pueden conseguir y este ha sido el sistema utilizado por muchos con el fin de contar y controlar sanitariamente a sus animales, así también logran que sus vacas se  acostumbren a su presencia y se “amansen”. Tal vez por esta razón muchos ganaderos utilizan sal pero son muy pocos quienes utilizan la sal como vehículo de otros minerales.

La avidez por lo salado que demuestra un rumiante, es la esencia de la formulación de sales mineralizadas, el animal consume las sales mineralizadas no porque en ellas detecte la presencia de un elemento mineral que puede ser deficiente en el pasto que consume sino porque es salada y eso le satisface su apetito por lo salobre y secundariamente por satisfacer sus requerimientos en cloro y sodio y demas minerales.

Yurley Pineda Vargas
Servicio al Cliente GANASAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*