La ubre  La leche se produce en la ubre, órgano dividido en cuatro partes independientes, cada uno de estos tiene un pezón.
La leche de la vaca se obtiene cuando el ternero estimula el pezón, situación que se conoce como “bajada de la leche”.
La generación de la leche comienza un poco antes del parto, para que el ternero pueda alimentarse inmediatamente después de nacido y continua produciendo leche durante unos 300 días.

La MASTITIS es la enfermedad que produce más daño: al animal, al hombre y a la economía.
Es una enfermedad infecciosa, causada por la multiplicación y desarrollo dentro de la ubre de pequeños organismos, microbios que producen fuertes daños y sustancias que afectan la leche en calidad y cantidad. Cuando se presenta esta enfermedad los síntomas son: enrojecimiento, hinchazón, fiebre y al tocar la ubre, el animal demuestra dolor.

La mastitis contribuye a que la leche se corte, por que es muy inestable al calor precipitándose o separándose sus componentes, sus productos son de mala calidad y pueden causar enfermedades al ser humano.

Es una enfermedad contagiosa, esto es que pasa de un animal a otro por factores como: falta de aseo y limpieza en las manos del ordeñador, paños o trapos para secar la ubre que transportan microbios, agua sucia, heridas en la piel, producto de golpes o cortes en el operador o en el animal.

Los microbios únicamente penetran por el orificio de salida de la leche en el final del pezón, por esta razón es necesario tener cuidado con la práctica de ordeño, realizando una correcta rutina de ordeño, para cuidarlo.

El mundo de los microbios

Algunos nombres que reciben los habitantes de este mundo, que no podemos ver son: gérmenes, bacterias, hongos, levaduras, contaminantes, bichos, microorganismos, microbios; son tan pequeños que para verlos es necesario hacerlo por medio del microscopio.

Si pudiéramos colocarlos en fila, uno detrás del otro, cien mil de estos apenas ocuparían un centímetro.

Estos seres vivos se encuentran en todas partes en: el aire, en la tierra, en el polvo, en las partículas de polvo que flotan en los ambientes, en el barro, en el agua, en los desechos, en los insectos, en los animales domésticos, en la ropa, en las manos, en los cabellos, en los pies, en la piel, en el balde de ordeño, en las cantinas o bidones que contienen la leche.

Estos habitantes, al caer en la leche y vivir dentro de ella, se alimentan de sus compuestos, causando lo que se conoce como: acidez, avinagramiento, fermentación, enranciamiento, descomposición y le agregan tóxicos o venenos.

Los microorganismos, pueden causar enfermedades, no permiten hacer productos lácteos de buena calidad, producen pérdidas de sustancias alimenticias y pérdidas económicas.

Pero hay microorganismos buenos que producen buenos sabores, buenos aromas y alimentos, como los del yogur, quesos madurados y otros.

Se reproducen en la leche ya que esta facilita toda la alimentación necesaria, su reproducción ocurre de la siguiente manera: un microorganismo se divide sin ayuda en dos microorganismos iguales y estos dos se reproducen en cuatro microorganismos. Cada generación requiere solo de quince a veinte minutos.

Supongamos que son las seis de la mañana y en la leche hay una bacteria, teniendo en cuenta el anterior sistema de reproducción, ésta se reproduce hasta las doce del día y si contamos el número de hijos que ha tenido, encontraremos la cifra de más de 16 millones de hijos en la leche.

Para reproducirse, las bacterias necesitan del agua, de nutrientes, de una temperatura adecuada y de tiempo, la leche les suministra todas las condiciones anteriores pero nosotros podemos suspenderles el tiempo y la temperatura.

Ordeñando higiénicamente y enfriando o procesando rápidamente la leche, evitamos la contaminación con microbios.

¿Cómo se contamina la leche?

1. Ordeñando o procesando con heridas en la manos.
2. Tomando con las manos las superficies de baldes, cantinas, utensilios que entran en contacto con la leche.
3. Tosiendo o estornudando en el área de ordeño o de proceso para elaborar productos lácteos.
4. Dejando destapados los recipientes que contienen la leche.
5. Los desechos atraen roedores, cucarachas, moscas y permiten el desarrollo de colonias de microorganismos.
6. Ordeñando o fabricando productos, con ropas indebidas.
7. Dejando caer cabellos en la leche, por falta de una cachucha, sombrero o gorro.
8. Lavando utensilios y equipos con aguas contaminadas, estancadas o reservadas.
9. Realizando el ordeño o fabricando productos lácteos con pulseras, anillos, relojes.
10. Manteniendo las uñas largas y sucias.
11. Utilizando trapos o paños contaminados, para limpiar la ubre, limpiar las manos sucias, secarse el sudor, secar los utensilios, instrumentos y equipos.
12. Dejando destapados los recipientes de recolección de basuras y desechos.

[author] [author_image timthumb=’on’]http://salesganasal.com/img/autor_ganasal.png[/author_image] [author_info]Servicio al Cliente– En GANASAL, nos hemos propuesto satisfacer las necesidades de nuestros clientes. Por esta razón brindamos asesorías y respuesta a sus inquietudes en el menor tiempo posible. Consultar[/author_info] [/author]Ganasal.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*