Las vacas deben tener a discreción forraje de alta calidad para asegurar un alto rendimiento en leche y una buena salud. Un forraje de alta calidad es cuando tiene alta digestibilidad, alta proporción de fibra digestible, bajo factor de replección y alto tiempo de rumia. Estos elementos son de gran importancia cuando se quiere componer una ración para vacas lecheras con alto consumo de alimento.

Cumplen bien estos criterios la hierba de gramíneas y trebol y el ensilaje de hierba graminea si son recogidos con el correcto estado de madurez, aunque se pueden usar otros tipos de forrajes.

Alta digestibilidad – alto rendimiento Experimentos daneses muestran que la digestibilidad del ensilaje de hierba tiene gran importancia para el rendimiento lechero. El rendimiento lechero de las vacas incrementa un promedio de 300 kgs de leche corregida por grasa cuando la digetibilidad del ensilaje aumenta 6 unidades de porcentaje. Esto se corresponde
con un incremento de 10 a 15% del contenido en energía del ensilaje y se  puede conseguir recolectando la hierba alrededor de 10 días antes de lo que normalmente se hace.

Alto nivel de consumo con buen forraje La calidad del forraje es muy importante. El nivel de consumo económicamente óptimo es más alto cuanto mejor es la calidad del forraje. Se incrementa aproximadamente en 0,5 unidades de alimento por día en vacas que están en las primeras 24 semanas de lactación si la digestibilidad del forraje puede ser elevada en 6 unidades de porcentaje. Al mismo tiempo el rendimiento por días se eleva 1,2 kgs deleche corregida por grasa. Este gran incre – mento del rendimiento no solo es debido al más alto nivel de consumo sino también a la más alta proporción de forraje que está formando parte de la ración. Esto incrementa la conversión de alimento en leche.

También es importante que la calidad del ensilaje sea alta. El ensilaje con un alto valor alimenticio tiene un bajo “factor de replección”. Consecuentemente, las vacas pueden comer más unidades alimenticias con un un buen ensilaje que con uno malo.

Por ejemplo, una vaca que produce 1.000 kgs más de leche que otras vacas del rebaño es capáz de comer más unidades alimenticias extra de un ensilaje fácilmente digestible que si el ensilaje es de baja digestibilidad. Las unidades alimenticias extra son necesarias para producir leche extra.

La calidad es más importante justo después del parto El valor alimenticio del forraje juega un gran papel después del parto. En este momento el rumen es incapáz de manejar muchos concentrados. Consecuentemente, es importante suministrar el concentrado subiendo poco a poco la cantidad. La vaca que ha parido recientemente puede cubrir parte de sus requerimientos energéticos con un consumo alto de ensilaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*