La presencia de moscas en la ganadería, es un problema mayúsculo que influye de manera directa en la producción de carne y leche
Y es que las cifras son más que elocuentes. Por ejemplo, pueden tener diez generaciones en un año y su ciclo de vida se completa entre 12 o 14 días en verano
Es decir, que si no se adoptan los controles habrá de esa plaga en cada centímetro de la finca. De acuerdo con Jorge Humberto García Hernández, ganador del Premio Nacional de la Ganadería, de Fedegán,   existen dos tipos de moscas que son un problema en el ganado: chupadoras y picadoras.
“Las segundas son las que más problemas causan, siendo conocidas como: brava de establos y la de los cuernos o paletas. Por ejemplo, la de los establos tienen un ciclo de vida entre 3 y 5 semanas, las hembras pueden poner hasta 600 huevos siendo transmisoras de la Diarrea viral bovina, y a los caballos de la Anemia”. La de los cuernos, según el investigador, es de difícil control por permanecer en los potreros con el bovino. Se le ubican en lomos, hombros y vientre.
“Puede extraer sangre unas 20 veces al día, permaneciendo siempre sobre el mismo animal, solo retirándose a poner huevos.
Producen unos 400 huevos en su ciclo de vida, que dura de 7 a 14 días, teniendo unas 6 o 7 generaciones en el año”.
Trasmiten brucelosis, anaplasma, salmonella y tripanosomiasis.
Baja la producción
Una vaca llena de moscas, perfectamente, puede bajar el 60% de su producción de leche.
“50 moscas por ternero disminuyen los incrementos de peso en hasta 1 kilo diario”, agregó.
La producción de carne se merma sustancialmente, pues el animal quema mucha energía tratando de defenderse del ataque de esa plaga.
FUENTE: Aquí 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*