Los animales que pastorean son muy importantes para la agricultura. Por supuesto, ellos proveen carne, leche, y fibra. Pero los animales a pastoreo también pueden ser incorporados en una rotación de cultivos para tomar ventaja del reciclaje de nutrientes.

Ellos pueden ser utilizados para controlar malezas o para cosechar residuos de cultivos.

Pastorear animales también puede ser un aporte para sus ganancias, diversificando las empresas de su granja y resultando en una granja más sustentable desde el punto de vista económico.

Este articulo cubre las bases de nutrición animal desde una perspectiva de pastoreo.

Mucho de lo que entendemos en cuanto a la nutrición del ganado ha sido desarrollado a partir de estudios y experiencia con operaciones de alimentación en base a confinamiento, donde los nutrientes se entregan a los animales, como concentrados en forma de granos, productos de semillas oleosas, y forrajes cosechados. Este tipo de prácticas deja afuera mucha de las variables biológicas y climatológicas que acompañan a una situación de pastoreo: Especies de plantas, estado de maduración del forraje, fertilidad del suelo y capacidad de retención de agua,  precipitación anual y estacional, temperatura promedio, etc. A medida que se planea para las necesidades nutricionales de los animales en pastoreo, los productores deben tomar cada una de estas variables en consideración. Este articulo  provee a los administradores de ganado de herramientas y referencias para considerar todas las variables y tomar decisiones respaldadas con información que aseguren la viabilidad ecológica y económica de una operación de ganado.

Los ecosistemas de pastizal (tanto pastizales como pastizales templados) producen materias que son altamente digestibles para animales rumiantes. Rumiantes se refiere a animales de pastoreo que tienen la habilidad de digerir y metabolizar la celulosa, o fibra vegetal, y fermentarla para producir ácidos grasos volátiles y proteínas microbianas que el animal puede posteriormente digerir y utilizar. Esto es de particular importancia para la sustentabilidad de los sistemas de producción agrícola porque las praderas y pastizales tienen la capacidad de producir millones de toneladas de esta fuente de energía. El pastoreo de forrajes nativos e introducidos en pastizales y praderas es por ende una manera muy eficiente de convertir energía no digestible en formas disponibles para el consumo humano: leche, carne, lana y otras fibras, y piel.


Siete Principios de la Alimentación Rumiante

1.  Los Rumiantes están adaptados para usar forraje debido a los micro-organismos presentes en su rumen.

2. Para mantener la salud del animal rumiante y su productividad, alimente a los microbios del rumen, que a su vez alimentarán al rumiante.

3. Los requerimientos nutricionales de los rumiantes cambian dependiendo de la edad, estado de producción, y clima.

4.  Cantidades adecuadas de forraje verde puede suplementar a la mayoría – si no a toda – la energía y proteína que su rumiante necesita.

5. La composición nutricional del forraje cambia dependiendo de  la madurez de la planta, especie, estación, humedad, y sistema  de pastoreo.

6. La suplementación puede ser necesaria cuando el pasto es muy corto, demasiado maduro, en dormancia, o si los requerimientos animales lo exigen (por ej.: animales de leche en elevada producción).

7. La suplementación excesiva puede reducir la habilidad de los microbios del rumen para usar el forraje.

Yurley Pineda Vargas
Servicio al Cliente GANASAL

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*