El día de hoy vamos a tratar un tema muy importante, ya que se puede presentar en muchas fincas y probablemente se desconoce del tema.

El consumo de leche cruda y de derivados lácteos no pasteurizados representa altos riesgos para la salud humana.
La Cooperativa Lechera de Antioquia, Colanta, expresó esta preocupación y solicitó al Ministerio de la Protección Social y a las autoridades sanitarias ponerle fin de manera inmediata a la comercialización de leche cruda.
Luis Alfonso Giraldo, profesor de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la UN en Medellín, sin embargo, señaló que es una medida que requiere tiempo para implementarse y que debe contar con un acompañamiento técnico y de recursos. 
Además, explicó que mediante el Decreto 2838 de 2006, relacionado con la comercialización de leche cruda, se empezaron a implementar los planes de reconversión, con el fin de optimizar las condiciones sanitarias de este producto.
“Lo que se pretende con estos planes es que los productores dispongan de una forma de procesar la leche en los mismos municipios o que tengan acceso a sistemas de transporte desde sus localidades a las grandes ciudades donde están las plantas de pasteurización”, agregó.
Dijo que mientras se cumplen los plazos estipulados por el Ministerio de la Protección Social para dejar de comercializar leche cruda, que irán hasta 2013 para los municipios de más de 500 mil habitantes, y hasta mediados de 2011 para los de menos de 50 mil, es necesario hacer un trabajo articulado entre los diferentes sectores para evitar la comercialización y el consumo de este producto.
“Hay que hacer un mayor control a los hatos lecheros e implementar actividades de prevención para evitar el contagio de la brucelosis bovina a los seres humanos”, expresó.
La brucelosis es una enfermedad que ataca a varias especies de animales, entre ellos los bovinos, y que puede ser transmitida a los seres humanos a través del consumo de leche cruda, derivados lácteos no pasteurizados, heridas en la piel y contacto con mucosa, afectando principalmente el sistema reproductivo.
Giraldo también llamó la atención sobre la necesidad de aumentar los controles sobre todo a la zona de la Costa Caribe, que es donde se produce la mayor cantidad de leche que se consume en el país y donde es más recurrente la comercialización de leche cruda.
Según el docente, a 2008 en Colombia se producían 5.757 millones de litros de leche al año, cifra que ha ido creciendo alrededor de 5 po r ciento anualmente. “Del total de esta leche producida en el país, el 55% proviene de las regiones de clima cálido y el 45%, de las zonas frías”.
Convocó a las diferentes instituciones involucradas al sector agropecuario en general, a unir esfuerzos para garantizar hatos libres de brucelosis y de otras enfermedades que puedan afectar la salud humana.
“Los productores deben estar monitoreando sus hatos para detectar la presencia de la enfermedad, los procesadores pueden hacer aportes económicos para que el programa que se tiene a nivel nacional de tener hatos libres de enfermedades que se transmiten a los humanos tenga más recursos y se pueda extender a muchas zonas del país”, dijo.
Agregó que desde las instituciones de educación superior es importante vincularse con el conocimiento de sus profesionales y la infraestructura de sus laboratorios, para hacer análisis de las leches y desarrollar proyectos conjuntos con el Estado. 
Finalmente, recomendó a los consumidores abstenerse de comprar leche cruda y en el caso de los campesinos que la consumen hervirla para disminuir los factores de riesgo y evitar la propagación de enfermedades transmitidas por animales.

Espero que el anterior articulo sea de su ayuda, y tomemos las medidas preventivas para evitar contagio de enfermedades, que nos pueden llegar a transmitir los bovinos.


Fuente:
AQUI


Yurley Pineda Vargas
Servicio al Cliente GANASAL


 

 

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*