La Neumoenteritis es un síndrome actualmente muy frecuente desde el nacimiento de los bovino; Si el animal enfermo por Curso de leche o Indigestión y no se atiende oportunamente, los gérmenes inofensivos que se encuentran en el aparato digestivo como E. Coli, Paracoli, Enteritides, Salmonellas, etc; utilizarán la leche acumulada como medio de cultivo ideal, para adquirir propiedades patógenas, secretar principios tóxicos que irritan la mucosa gastrointestinal y provocan una infección grave durante las primeras horas de nacimiento, que puede desencadenar en la muerte.

“Otra causa frecuente y muy importante de la diarrea es la mala curación del ombligo del ternero al nacer, y por otras deficiencias de manejo de las crías”.

Síntomas

  1. Diarrea blanca que después de algunas horas es de color gris sanguinolento, de mal olor.
  2. Varias veces se acompaña de onfaloflebitis (inflamación del ombligo) y artritis (inflamación de las articulaciones).
  3. Cuando se presentan las complicaciones pulmonares por la septicemia, la respiración es acelerada y hay moco por la nariz.
  4. Fiebre y gran postración del animal.
  5. Inapetencia y a veces síntomas de cólicos.
  6. Deshidratación intensa


Medidas Preventivas

Sobre el ombligo de los recién nacidos se aplican emulsiones a base de yodo, para evitar una infección desde el suelo.

El calostro debe dejarse íntegramente a la cría.

Si se precisa asistencia en el parto, las manos se lavarán antes con el desinfectante.

Si el parto tiene lugar en una época de alimentación desfavorable (en invierno o tiempo de sequía), el animal puede padecer una hipovitaminosis A por lo que la cría mostrará propensión especial a las infecciones como la disentería.

Controles

  1. Controlar el consumo de la leche por parte del ternero; higiene y aseo de la ubre y lo más importante, desinfectar el ombligo del ternero, el primer día de nacido.
  2. Llevar al ternero a un sitio limpio y fresco.
  3. Algunos autores recomiendan Vacunar a la madre un mes antes de parir contra la Peste Boba para aumentar los anticuerpos en la leche, aunque otros recomienda vacunar al ternero a las pocas horas de nacer con una dosis de vacuna contra Peste Boba.
  4. No hay que olvidar que se debe dar calostro a los terneros en las primeras 12 horas de nacido, para la transferencia de las defensas a través de éste.


Fuente: http://www.fao.org/teca/system/files/Neumoenteritis.pdf


Yurley Pineda Vargas
Servicio al Cliente GANASAL

8 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*