La presencia de lluvias genera diversas situaciones que pueden poneren riesgo la salud de los animales. En estas circunstancias se incrementa la población de plagas y vectores transmisores de enfermedades, escasea notablemente el alimento y se dificulta significativamente la movilización. Estas condiciones pueden determinar la aparición y difusión de graves problemas sanitarios que afectan seriamente el bienestar y la productividad de los animales.

Ante la ola invernal se recomienda controlar la proliferación de plagas como garrapatas, piojos, roedores y cualquier tipo de vector. Para este fin se debe garantizar el adecuado funcionamiento de desagües, canales y sifones, evitar el paso de roedores y reptiles a los sitios de alojamiento de los animales mediante la utilización de barreras y rejillasy mantener limpios de escombros y de objetos inservibles las instalaciones pecuarias.

Merece especial atención y cuidado el almacenamiento, conservación y  distribución de alimentos destinados al consumo animal. Se debe evitar que los alimentos se humedezcan ya que tal situación los deteriora y genera contaminación por hongos y sus toxinas, que a su vez pueden afectar la salud de los animales y deteriorar la calidad e inocuidad de los alimentos de origen animal que se destinan al consumo humano.

Es además muy importante movilizar los animales a sitios seguros en los que se disponga alimentos agua de bebida. Atender los animales enfermos, administrar tratamientos específicos cuando esto sea posible y mitigar el dolor y padecimiento de los animales mediante procedimientos o tratamientos sintomáticos hasta tanto se establezca un tratamiento definitivo.

Cuando se restablezcan las condiciones que así lo permitan, llevar acabo los planes de vacunación de enfermedades de control oficialcomo fiebre aftosa y brucelosis bovina e inmunizar los animalescontra enfermedades clostridiales como el carbón sintomático. Ante esta situación es necesario estar atentos ante la posible aparición de brotes de enfermedades infecciosas, por lo tanto se recomienda buscar la asesoría de un médico veterinario e informar al ICA o la autoridad municipal en caso de detectar una situación que afecte gravemente la salud de los animales.

El ICA en función de sus responsabilidades de protección sanitaria,está dispuesto a brindar el poyo que sea requerido para asistir a los productores en estas circunstancias adversas.

FUENTE: AQUÍ





Yurley Pineda Vargas












Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*