Para la mayoría de los productores la pérdida de condición corporal al inicio de la lactancia de la vaca alto-productiva, y las consecuencias que ello implica, constituyen un reto nutricional. Lograr mayores y sostenidos rendimientos lecheros implica cambiar la relación forraje: concentrado.

De dietas eminentemente forrajeras, que permiten producciones de hasta 12 Kg. de leche por día, en la actualidad se emplean raciones prácticamente concentradas para abastecer mayor cantidad de energía metabolizable por Kg. de alimento o tenores más altos de proteínas con proporciones más adecuadas de aminoácidos.

El alto potencial de producción no siempre se aprovecha, ya que se asocia a un máximo requerimiento de nutrientes en un momento en que se da una considerable depresión del apetito por el estrés post-parto. La vaca responde a esta situación empleando sus reservas corporales, provocándose una pérdida de peso; pero, una excesiva pérdida de peso en vacas de alta producción conduce a una reducción en la tasa de fertilidad y genera disturbios de tipo metabólico (cetosis).

Resulta evidente que se necesita de un mayor abastecimiento energético. En forma simplista podría pensarse que para aportar más energía bastaría con incrementar el nivel de grasas y aceites sin tener en cuenta otra consideración; pero, lamentablemente, el alto contenido de aceites (insaturados) y grasas (saturadas) resulta contraproducente e interfiere en la fermentación ruminal y aprovechamiento de la fibra, deprimiendo, de paso, la producción de grasa láctea. Por esto, algunas raciones de alta energía en “el papel” fallan en su “promesa” en términos de rendimiento. Así, se originaron las grasas inertes, también denominadas rumen-protegidas, sobrepasantes o by-pass; las que fueron diseñadas para evitar esta sobreestimación calórica y la interferencia Con la fermentación ruminal.

Cabe preguntarse, entonces, ¿Podrá la grasa protegida (Jabones cálcicos) mejorar la condición corporal de las vacas lecheras y tendrá efecto positivo sobre el rendimiento lactacional y reproductivo?

Para tratar de responder a esta interrogante se planteó la ejecución del presente trabajo de investigación, cuyos objetivos fueron:

1° Elevar el rendimiento de las vacas lecheras (Kg. de leche, porcentaje de grasa, conversión alimenticia, mérito económico) que reciben grasa sobrepasante en su dieta.

2° Mejorar la condición corporal de las vacas que reciben grasa sobrepasante en su dieta.

3° Mejorar parámetros reproductivos

OBJETIVO

Mejorar el comportamiento reproductivo de las vacas de la finca San Carlos ubicado en Suesca (cund), desde la segunda semana posparto hasta la doceava semana posparto, mediante el suministro de una dieta a base de pasto fresco (Raygrass y Kikuyo), concentrado mega vaca, sal mineralizada provimi 8% y grasa de sobrepaso (GANAGRAS).

DURACION ESTIMADA.
Duración total  90 días
[author] [author_image timthumb=’on’]http://salesganasal.com/img/autor_ganasal_yesid_montes.png[/author_image] [author_info]Dr. YESID MONTES OSPINA – Médico Veterinario y Zootecnista (Universidad de Caldas). Es el Co-director del Departamento Técnico INDAGRO S.A. con amplios conocimientos en Suplementación Mineral. [/author_info] [/author]Ganasal.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*