Alimentación animal en Silvopastoreo

Planificación

Un programa de alimentación animal se debe enfocar en un mejoramiento continuo de las condiciones de los animales, que satisfaga sus requerimientos nutricionales (en cantidad y calidad) y les permita un buen desempeño, lo cual se evidencia en los parámetros productivos y reproductivos (peso al nacimiento, peso al destete, ganancia de peso, producción de leche e intervalo entre partos), como también en la salud y el bienestar del hato.

Dieta a base de forrajes

En la alimentación del ganado doble propósito se deben tratar de cubrir los requerimientos de los animales al menor costo posible. En sistema doble propósito es posible homologar la producción con solo pasto a 6 litros de leche para venta y un ternero desteto de mínimo 150 kg.

Las recomendaciones o decisiones en la alimentación del ganado deben reconocer el recurso de forrajeras nativas, su uso racional y acorde con un adecuado balance de nutrientes en la ración. Uno de los aspectos claves, es la cantidad y calidad de la proteína que se aporte en la dieta, por lo que es prioritario reconocer y usar de modo apropiado forrajes como las leguminosas u otras especies ricas en proteína.

Los nutrientes básicos así: energía, proteína, minerales, vitaminas y agua. Es necesario, entonces, como alimentar el ganado, conocer cada uno de los nutrientes básicos y sus principales fuentes.

Uso de complementos o suplementos

El uso de complementos o suplementos alimentarios debe ser acorde con la explotación, el tipo de animales, las edades y los estados fisiológicos, así como también de fácil manejo, que recuperen el saber local de la cultura campesina y que impliquen una mínima o nula dependencia de insumos y recursos externos al pequeño productor y su explotación. Por eso la introducción de tecnologías del silvo pastoreo debe ser de fácil desempeño y apropiación, procurando la valoración del contexto, la cultura y la economía campesinas.

Un componente básico de la dieta es la materia seca, cuyo valor se debe conocer para todas las forrajeras utilizadas en la explotación, lo cual permite mejorar la dieta que se ofrece, ya que facilita su balance.1 Estas valoraciones las puede determinar el asistente técnico más cercano, quien puede llevar una muestra para evaluar la materia seca de su forraje y hacer los ajustes pertinentes ala dieta. Es conveniente realizar esta prueba cada año, tratando de que el muestreo se haga en las mismas condiciones (hora, clima y edad del forraje, principalmente).

La mejor manera de conocer la oferta es mediante un aforo (ver glosario) de praderas, que consiste en determinar la producción real de una pradera en un momento dado con el fin de programar el pastoreo o consumo por parte de los animales.
El procedimiento de silvo pastoreo es descrito en el manejo racional de praderas mediante el uso de sistemas explotación bovina. Advirtiendo que es válido para pastos de corte y de pastoreo, consiste en lo siguiente:

  • Al llegar a la pradera, se estiman las producciones altas, medias y bajas (por facilidad se hace porcentual; por ejemplo, 80% alta, 10% media y 10% baja).
  • Se lanza un cuadrado de madera o de metal de 50 cm x 50 cm, al menos tres veces en cada lote (de alta, de media y de baja producción), se corta y se pesa el pasto que queda “dentro” del marco; con lo que se procura simular el consumo por el ganado.
  • Se sacan los promedios en cada área (alta, media y baja), se considera el porcentaje de representatividad y se multiplica por el área del potrero. No olvidar que para hallar la producción total de forraje verde por hectárea se debe multiplicar por 40.000.

El silvo pastoreo debe tener reconocimiento de los materiales locales debe ser prioritaria, no debe posponerse, y tiene que ser hecha por la misma comunidad con el fin de que tomen real conciencia de la capacidad de producción basada en los recursos locales. Lo importante es tener a la mano oportunamente las cantidades adecuadas y las proporciones balanceadas.

Para la alimentación bovina hay que tener presente, entre otras, las siguientes condiciones:

  • Se asume un suministro suficiente y oportuno de agua limpia.
  • Se presume una disponibilidad permanente de sal mineralizada o bloques multi nutricional que la incorpore.
  • Los cálculos deberían hacerse con una proporción de 3% de consumo, es decir que las vacas de 450 kg consumirían por lo menos 13,5 kg de materia seca, que equivalen aproximadamente a 67,5 kg de “materia verde”.
Tabla 1. 5 dietas para bovinos. Valores expresados en porcentajes.

Los requerimientos se dan con base en la suposición de que el animal está bien manejado, en comodidad en espacio, en aseo de instalaciones, disponibilidad de agua fresca y limpia y de sal mineralizada para ese agro ecosistema.

No es lo mismo alimentar una vaca que una yegua, ni una vaca holstein que una Cebúina. La novilla, el toro y la cría tienen necesidades de alimentación diferentes. Así mismo, la vaca lactante y preñada necesita mucho más comida y de mejor calidad que aquella que se encuentra horra, es decir, sin cría, que no está produciendo leche. Lo importante es mantener un adecuado balance de energía y proteína.

Existía la creencia de que las vacas solamente necesitan pasto. Posiblemente esto era verdad cuando se usaban pastos nativos o naturalizados como las gramas y el puntero, que se asociaban con leguminosas nativas y proporcionaban un balance natural, además de tener especies llamadas criollas o mejor adaptadas.

Hoy, cuando se cultivan grandes extensiones de gramíneas solas, el balance lo debe hacer el productor, lo cual se dificulta porque implica tener un conocimiento del tema, en particular si se desea estabular animales, es decir, tenerlos en encierro y totalmente dependientes respecto de su manejo.

Para una excelente asesoría se recomienda mantener a la mano el análisis de suelos más reciente hecho en la finca, los resultados de análisis bromatológicos, si se tienen, y una lista detallada de los forrajes y alimentos en general que se utilizan.

Esta última debe incluir: especie de forraje, edad y frecuencia de corte (número de corte, si es posible), sistema de manejo, en especial si se fertiliza (productos usados, cantidad y frecuencia), y toda la información que sea necesaria para balancear una dieta, por ejemplo, si los forrajes que se suministran son secados, así sea parcialmente.

El uso de otras alternativas de alimentación debe ser coyuntural, esporádico y muy escaso. No obstante, a veces es necesario hacerlo, y para ello se deben tener alternativas como el maíz producido en la finca, soya u otras leguminosas de grano, Palmiste o semilla de algodón. Cada uno de estos insumos debe ser reconocido por su valor nutricional para saber el aporte de nutrientes totales a la dieta. Por lo general se entregan como materia seca, por lo que tienen un potencial alto de reemplazar forrajeras de uso convencional.

Lo que sí es claro es que se debe tener especial precaución con las socas y sobras de cultivos, que suelen ser voluminosas pero aportan muy poco al balance de la dieta, entonces es como suministrar basura al animal y, como es apenas lógico, se bajan los niveles productivos.

Todos los animales deben poder consumir el alimento suficiente y necesario para su desempeño adecuado. Nunca tener lotes demasiado grandes, ni demorar el suministro de alimento, cuando se tienen los animales estabulados y encerrados.

La escasez de alimentos causa estrés en el animal, y lo puede llevar a golpear a sus compañeros, se dan entonces las jerarquías, en las que los dominantes comen primero y, por tanto, mejor; ellos consumen el alimento más fresco y sólo abandonan el puesto cuando están llenos.

EL SISTEMA SILVOPASTORIL

Se deben tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Suelo
  • Pastos
  • Árboles
  • Animal

Tipos de sistemas silvopastoriles:

  • Con especies leñosas forrajeras y maderables en potreros: Arbustivas, arbóreas y maderables como roble, caoba, Ceiba tolua entre otras (estrato alto). Guácimo, orejero, cañafístula (estrato medio alto). Este sistema aporta frutos en la época seca además de sombra, leña y madera.
  • Bancos de proteína: Son sistemas de arbustos con follaje de alto contenido proteico, se maneja el ramoneo y las especies más utilizadas son la leucaena y matarratónentres otras.
  • Cercas vivas: El más conocido y común entre los ganaderos. Son hileras de árboles que delimitan y dividen la finca. Producen follaje para los animales, son fuente de postes, leña, madera y frutos. Las especies más comunes son matarratón, jobo, roble y frutales como mango, ciruelo y marañón.

Razones para hacer silvopastoreo

  • Control de erosión.
  • Ciclaje de nutrientes.
  • Fijación de nitrógeno.
  • Profundidad de las raíces.
  • Aporte de materia orgánica.
  • Conservación de micro y macro fauna
  • Productos maderables y frutos.
  • Conservación del agua.
  • Reducción del efecto invernadero.
  • Sombra.
  • Temperatura.
  • Control de plagas.
  • Generación de empleo.
  • Fuente de alimento.
  • Conservación de flora y fauna.

Modelos de producción en los que se asocian especies arbóreas con especies arbustivas o herbáceas y animales.

Sistemas agroforestales en Colombia

  • Sistemas Silvo pastoriles en Ganadería Extensiva.
  • Plantaciones Forestales con Pastoreo de Ganado.
  • Cercas vivas, barreras, corredores biológicos y zonas de sombrío.
  • Nuevos sistemas intensivos: Silvo pastoriles de alta densidad arbórea.
  • Sistemas de corte y acarreo, bancos de proteína.

[author] [author_image timthumb=’on’]http://salesganasal.com/img/autor_ganasal.png[/author_image] [author_info]Servicio al Cliente– En GANASAL, nos hemos propuesto satisfacer las necesidades de nuestros clientes. Por esta razón brindamos asesorías y respuesta a sus inquietudes en el menor tiempo posible. Consultar[/author_info] [/author]Ganasal.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*