Para efectuar cualquier tipo de manipulación o procedimiento sobre el ganado bovino, es indispensable para el médico veterinario zootecnista ejercer cierto grado de sujeción que controle la actividad y los movimientos del animal. Dicha sujeción puede ir desde el control etológico que se ejerce sobre el animal a través de la voz, hasta la total restricción de la actividad y la completa Inmovilización que producen algunos agentes químicos. Ante animales potencialmente peligrosos o de gran tamaño, suele emplearse una combinación de recursos psicológicos,  físicos y químicos de sujeción.

En todo momento se debe estar conciente de la responsabilidad que implica mantener el control absoluto de la vida de los animales, y preocuparse por su bienestar y tranquilidad. El empleo de adecuadas técnicas de manejo conduce a mejorar los sistemas de producción.

Es obligación del veterinario realizar su trabajo con los animales de la manera más adecuada, para evitarles dolor innecesario y ayudarles para no sufrir el menor trastorno etológico.

Cuando se tiene sujeto a un animal y se realiza sobre él cualquier técnica de manejo, se tener presente que, en muchos casos, éste tiende a escapar del dolor y no puede evitar la sensación de miedo. Los bovinos son grandes y fuertes y, si bien, no son muy rápidos como los caballos, son lo suficientemente ágiles para contrarrestar la fuerza del hombre. Para lograr la sujeción eficaz de los bovinosdebe considerarse:

  • Se debe tener suficiente práctica en la ejecución de los métodos de contención.

Contar con el conocimiento adecuado del comportamiento de los animales, para manejarlos inteligentemente, en lugar de tratar de superarlos a base de fuerza. Tener equipo resistente, de tamaño adecuado y en buen estado, además de habilidad para manipularlo.

El método de sujeción a emplear debe ir en relación al procedimiento a realizar sobre el animal.

Algunos de los métodos de sujeción que se describen en esta sección no se  utilizan con el ganado lechero, ya que este ofrece menos dificultades de sujeción que el ganado de carne. En términos generales, lo que se necesita para el controlar del ganado lechero son establos comunes, cabestros y sistemas de corrales y pasillo. En los bovinos de carne, por el contrario, para inmovilizar adecuadamente a los animales se suele requerir de pasillos de separación, potros de contención, etcétera.

Hay algunas cosas que debemos tener en mente cuando se trabaja con bovinos:

En primer lugar, nunca se debe confiar en toros de raza lechera, que aunque son tranquilos y dóciles en apariencia, sobre todo cuando han recibido una atención regular de los encargados— no se puede predecir su conducta y es un error respaldarse en su apariencia tranquila y dócil. Siempre que se trabaje con ellos, se debe estar seguro de tenerlos completamente inmovilizados.

Los toros de carne no son tan agresivos como los toros lecheros, pero distan mucho de ser dóciles y tranquilos, por lo que deberá manejárseles con precaución. Siempre que el ganado de carne se tenga que sujetar de pie, deberá colocarse en una prensa o potro de contención, ya que estos animales son demasiado grandes y fuertes para ser sujetados únicamente con cuerdas.

Las vacas lecheras deberán permanecer sujetas el menor tiempo posible. Ellas están acostumbradas al manejo, pero son animales excitables y temen a lo que no les resulta familiar. Con frecuencia se molestan y se resisten a métodos complicados de sujeción, pero pueden someterse a otros más simples.

Yurley Pineda Vargas
Servicio al Cliente GANASAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*